¿Cómo trabajar con amigos y no morir en el intento?

hands-people-woman-working-large.jpg

De acuerdo a los expertos en gestión de PyME´s, casi el 90% de los emprendimientos en México, no consiguen sobrevivir al primer año de vida, por múltiples causas, como no tener bien definido un plan de negocio, disciplina para seguir reglas claras, y principalmente por no contar con la estructura adecuada, es decir, el emprendedor o los emprendedores, suelen reunirse para la creación de un proyecto sin considerar las fortalezas y debilidades de cada uno de sus miembros, buscando con ello personas que complementen y sumen al éxito del negocio, por el contrario al pasar de la planeación a la ejecución, se dan cuenta (en el mejor de los casos) que necesitan complementarse con alguien más, y de esa primer selección dependerá el éxito o fracaso del emprendimiento. Es por eso que Intersectio, propone 3 momentos clave para la selección efectiva de colaboradores o socios para consolidar la estructura de la empresa recién creada:

ANTES DE LA SELECCIÓN: Análisis de ventajas y áreas de oportunidad de él o los miembros actuales.

Partiendo de las preguntas ¿Qué hace mejor que yo?  ¿Qué  habilidades necesitamos? ¿Qué podré aprender?  Y ¿Qué podremos conseguir con la suma de nuestros talentos? Podremos buscar primeramente dentro de la red de contactos o referidos que por sus talentos, experiencia comprobable o redes de contacto, sumen al proyecto, sino se cuenta con esta red de referidos, la mejor recomendación es contratar a alguien a través de un reclutador experto.

UNA VEZ TRABAJANDO: Establecer reglas y actividades claras.

Comenzar con una reunión formal para establecer los límites mínimos y máximos a través de las preguntas: ¿Qué es lo mínimo que espero de nuestra interacción y que es lo máximo que puedo tolerar? Estas preguntas son aplicables a tareas, actividades, funciones, responsabilidades o incluso temas de personalidad y de carácter. Por ejemplo se puede comentar entre los socios lo siguiente: La entrada es máximo a las 8:30, o en esta función tu participación es la mínima. Lo mínimo que espero es que no interrumpas cuando te expreso un punto de vista.

Una vez que establecimos los límites es necesario dictar con claridad los objetivos de cada uno en su función, (un perfil de puesto ayuda mucho) para luego establecer las reglas y políticas que de manera formal los va a regir, así como indicadores de desempeño que expresen la contribución del negocio de cada integrante

SI LAS COSAS NO FUNCIONAN: No hacer cambios es la forma más efectiva para desaparecer.

Es recomendable que periódicamente estemos revisando el performance de cada integrante, es decir, ¿cómo han salido las cosas desde el arranque y su progreso?, en las empresas con estructura de R.H. es común establecer juntas de resultados mensuales y/o trimestrales en el que reevalúan los objetivos y se reorientan las actividades claves. En el caso de las sociedades entre amigos es recomendable establecer avances trimestrales y en caso de que alguna de las partes no esté de acuerdo con el manejo de la empresa o en temas de interacción, lo recomendable es establecer un plan de salida en el que se respondan las preguntas, ¿Estamos avanzando más que si lo hiciéramos solos?, ¿Los resultados en el negocio seguirían siendo los mismos? En caso de independizarnos ¿Cómo se distribuirían los clientes, relaciones, activos etc.?