Dale, dale, dale, no pierdas la oportunidad de hacerte notar. ¿Cómo hacer de la fiesta de fin de año un escaparate para tu desarrollo profesional?

Según los expertos en gestión de talento,  la fiesta de fin de año es la fecha más esperada por los colaboradores de una empresa, por diversas causas, entre las que destacan las menos constructivas como: la infidelidad, relaciones entre jefe/subordinado, consumo desmedido del alcohol o conatos de bronca. Sin embargo, en Intersectio, creemos que la fiesta de fin de año, puede ser el momento ideal para catapultar tu proyección de crecimiento dentro de la empresa, siguiendo estos sencillos pasos:

1. Llega puntual: Es comprensible que la carga de trabajo no te haga llegar a tiempo, pero procura organizarte previamente, para que puedas llegar lo más apegado al horario establecido, ya que esto te permitirá dar una imagen de autocontrol y cumplimiento de reglas.

2. Cuida tu vestimenta: Hoy en día existen muchos tutoriales en Internet, de como lucir sobrio pero “Ad hoc” a cada evento, es importante que te sientas bien con lo que traes puesto y en apego al código de vestimenta que la empresa solicito, ni más, ni menos.

3. Baila, Baila, Baila: Si aún no sabes bailar, es momento de comenzar unas clases, ya que este pequeño acto, te hace más visible para áreas comerciales, de relaciones públicas o cualquiera, en la que los directores de área aprecien a alguien que sabe divertirse sanamente, lo que es un hecho, es que al dominar la pista de baile estarás elevando tu popularidad y con ello tu visibilidad.

4. Mantente sobrio: Recuerda que menos siempre es más, y aunque un par de copas te ayuden a socializar o a entablar una conversación más rápido,  combinar el alcohol con agua y baile, te dará un gran resultado e incrementará tu nivel de diversión.

5. Colabora con los caídos: Si te vuelves parte del ejército que ayuda a las personas que no siguieron el paso anterior, tu consagración como “alma de la fiesta y buen amigo” es inminente, lo cual te posiciona como una persona confiable y responsable.

Por supuesto, no estamos sugiriendo que dejes la diversión de lado, sólo te sugerimos divertirte de una forma adecuada al entorno laboral, que finalmente es parte de tu desarrollo profesional y te evitará desviar miradas en tu regreso a la rutina. Felices y exitosas fiestas te desea Intersectio.